Comportamientos poco inteligentes


Según un nuevo estudio de la revista "Intelligence", básicamente existen tres grandes categorías de comportamientos que se pueden considerar poco inteligentes o tontos.


Comportamientos poco inteligentes

Cuando pensamos acerca de comportamientos tontos, una de las primeras cosas que se nos vienen a la mente es abstenernos de llevar a cabo tareas riesgosas para las que carecemos de conocimientos o habilidades adecuadas.

Para estudiar estas cuestiones empíricamente, se analizaron ejemplos de la vida real.
Un grupo expertos en comportamiento social de la Universidad de Cambridge (Reino Unido) y de la Universidad de Psicología Elte (Hungría) recopilaron historias de noticias a través de Internet que contenían reseñas de comportamientos en las cuales alguna persona no tuvo una actuación muy inteligente que digamos, más bien un comportamiento digno de un tonto con mayúsculas. Los medios elegidos fueron desde el New York Times o la BBC hasta sitios de chismes como TMZ, entre otros. También solicitaron a un grupo de 30 estudiantes universitarios que relataran algún incidente que hubiesen presenciado u oído, en el cual una persona haya actuado estúpidamente.
Al final, los investigadores terminaron reuniendo más de 180 historias.

Dichas historias fueron resumidas en, más o menos, dos o tres frases largas cada una, haciendo una descripción lo más exacta posible de los hechos.
Posteriormente, las historias fueron mostradas a 154 estudiantes de psicología, los cuales debían calificar la magnitud de la estupidez cometida y también calificar sobre 30 factores potenciales (tales como exceso de confianza, motivos, emociones, etc.) como culpables principales del hecho.

Después de analizar los resultados, los investigadores dedujeron que hay tres categorías principales en que las personas consideran que una acción determinada es una estupidez o una tontería:

1.) Confianza ignorante: es cuando las personas se involucran en acciones de riesgo para las que carecen de habilidades o conocimientos previos. La mezcla de ignorancia y confianza parece ser la que más capta nuestra atención, ya que estas acciones fueron las que recibieron las calificaciones más altas por parte de los estudiantes. En esta categoría la historia que obtuvo más votos fue la de un ladrón que pensaba que estaba robando un teléfono móvil, cuando en realidad estaba robando un dispositivo de localización por GPS, lo que permitió a la policía dar rápidamente con el desdichado maleante.

2.) Falta de control: ocurre cuando una persona pierde el dominio de si misma, generalmente como resultado de un comportamiento obsesivo o adictivo. Esta categoría fue la segunda en puntaje y la historia mejor calificada fue la de un individuo que canceló una importante entrevista laboral porque no podía parar de jugar a un videojuego.

3.) Distracción - falta de práctica: se refiere a casos en los que una persona no concluye de buena manera una tarea práctica, ya sea por distracción o falta de habilidad para dicho trabajo. La historia más votada de esta categoría se refiere a un individuo que voló tres metros por inflar demasiado un neumático y este estallara. En términos de calificaciones, los estudiantes fueron más compasivos con este tipo de actos.

Las acciones tontas no sólo son una conducta cotidiana frecuente, sino que también son un espejo para las expectativas racionales de comportamiento en que las personas ajustan sus propias pautas de conducta y que también esperan de los demás.

Como era de suponer, los estudiantes calificaron los hechos como "más estúpidos" cuando las consecuencias fueron más graves y, sobretodo, cuando el autor se encontraba en una posición de mayor responsabilidad. Este último punto está en concordancia en por qué los expertos y personas en posiciones de liderazgo reciben mayores descalificativos cuando cometen una acción poco inteligente.


Referencia: http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0160289615001233



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada