¿Afecta el buen o mal humor nuestro rendimiento mental?


Todos hemos padecido esos días en los que nos levantamos con el pie izquierdo de la cama y vemos el mundo más gris que de costumbre. ¿Puede el estado de ánimo incidir en un peor o mejor rendimiento mental?


humor

Los días en que nuestro estado de ánimo está a la baja tenemos la percepción de que la capacidad mental tampoco está en sus mejores momentos. Es decir, nos sentimos más cansados y menos motivados. Por el contrario, el hecho de estar de buen ánimo, nos hace parecer que poseemos una energía extra.
Sin embargo, un nuevo estudio de la revista "Intelligence" analizó la relación entre el estado de ánimo y el rendimiento cognitivo en un grupo de personas durante cinco días consecutivos, y no encontró ningún nexo entre ellos.


La investigación

Un equipo de investigadores de la Universidad de Londres reclutó a 98 voluntarios, en su mayoría estudiantes (de ambos sexos, con una media de edad de 24 años) para realizar una serie de pruebas mentales durante cinco días consecutivos.
Dichas pruebas consistían, por ejemplo, en ejercicios de memoria a corto plazo (recordar listas de letras o números). En otro de los análisis se midió la velocidad de procesamiento (comparar lo más rápido posible si cadenas de letras y números eran idénticas). También se hicieron ejercicios de memoria de trabajo que implicaban distintos cálculos mentales.

Cada día, antes de comenzar las pruebas, los participantes completaban un cuestionario que le servía a los autores del estudio para medir el estado de ánimo actual de cada individuo.

Los investigadores encontraron una considerable variabilidad en el rendimiento mental y en el estado de ánimo de los participantes de un día para el otro, sin embargo, era el estado de ánimo el que variaba, bastante más que el rendimiento cognitivo. Pero lo más importante: no había acoplamiento entre los dos. Es decir, las variaciones diarias en qué tan bien los participantes realizaban las pruebas mentales, no estaban atadas a las fluctuaciones de su estado de ánimo.


Esta deducción no debe entenderse en el sentido de que una angustia emocional grave no va a perjudicar nuestro rendimiento mental. Lo que en realidad sugiere este resultado es que las oscilaciones cotidianas del estado de ánimo no afectan nuestro normal desempeño cognitivo.

Como observación, se podría decir que la muestra sólo examinó fluctuaciones durante cinco días. Es posible que los resultados pudiesen variar en escalas de tiempo más largas.
Por cierto, si hubo una relación significativa, los participantes que presentaban un mejor estado de ánimo necesitaron menos tiempo para finalizar las pruebas. Según los investigadores, esto sugiere que una tendencia general más entusiasta y positiva puede llevar a cerebros más veloces, pero se necesitaría investigación adicional para confirmar esta observación.


Referencia:
http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0160289615001725



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada