Hombre y mujer: la ciencia de la verborragia


Existe la idea de que las mujeres son más habladoras que los hombres. ¿Es verdad esto? Dependiendo de cómo se mire, la mayoría de los estudios encuentran que ellas hablan más, pero la diferencia es muy pequeña.


hombre mujer

En el año 1990, Deborah Tannen, profesora de lingüística de la Universidad de Georgetown, realizó una investigación sobre verborragia en hombres y mujeres.
Algunas de las conclusiones apuntaron a que hombres y mujeres hablan de cosas diferentes, y debido a los temas que tratan, puede hacer ver a la locuacidad como un rasgo más femenino que masculino. Por ejemplo, las muestras indicaron que ellas son verbalmente más agresivas que los hombres, sobre todo en el uso de la agresión indirecta, a través de métodos como el chisme o cotilleo, es decir, dedican más tiempo que los hombres a hablar sobre amigos/as y miembros de la familia. En este caso, las mujeres tienden a hablar más acerca de la apariencia física, mientras que los hombres se centran más en el rendimiento. Cotillear o chismear, sin embargo, es una pequeña parte de la experiencia lingüística en la vida de la mayoría de la gente.


En las parejas donde hay una similitud en el rasgo de locuacidad, la mujer es percibida como más habladora, incluso por ella misma.

Neurología de la verborragia en mujeres y hombres

Existen algunos indicios de que las diferencias entre sexos de locuacidad y habilidades verbales derivan de diferencias neurológicas. Un claro ejemplo es la proteína FOXP2, fundamental para el lenguaje en los seres humanos (una mutación de esta proteína puede producir graves alteraciones en el habla). En un estudio realizado en niños de cuatro y cinco años se constató que existe un 30% más de proteína FOXP2 en los cerebros de las niñas que en el de varones. Es probable que esta "superioridad" proteica otorgue a las mujeres mejores habilidades en algunas áreas relacionadas con el habla, por ejemplo, capacidad lingüística, uso gramatical, memoria verbal y ortografía.


Comportamiento real del habla de hombres y mujeres

Durante el año 2001, investigadores de la Universidad de Texas midieron el habla de distintos grupos de mujeres y hombres mediante un dispositivo de grabación que registraba el habla de la persona durante 30 segundos cada 12 minutos, durante varios días. Este dispositivo permitió capturar el 5% de todas las conversaciones de los voluntarios. En total se realizaron 16 muestras y se halló que las mujeres hablaban, en promedio, 16.215 palabras al día y los hombres 15.669. Una diferencia muy pequeña: 0,07%.

Sin embargo, una de estas muestras exhibe un comportamiento bastante peculiar: los hombres hablaron casi 5 mil palabras más por día que las mujeres. El período de tiempo de dicho muestreo fue del 8 al 20 de septiembre de 2001, esto incluye los atentados del 11 de septiembre (recordemos que el estudio se realizó en Estados Unidos). Esta coyuntura nos da a entender que en una situación de miedo e incertidumbre, el hombre habla mucho más que la mujer.
Excluyendo esta muestra en particular, la diferencia sigue siendo muy similar, las mujeres hablaron sólo un 0,13% más que los hombres.

Otros datos interesantes de esta investigación fueron que las mujeres hablaban mucho más que los hombres cuando estaban físicamente cerca de la otra persona o en grupos pequeños. También cuando se trata de dialogar con sus hijos las mujeres llevan la delantera: hablaban un 2% más que los hombres.
Asimismo, las mujeres tendían más a hablar de cuestiones de estudios con sus compañeros/as de clase y fueron un poco más comunicativas con sus amistades. Los hombres, en cambio, hablaron más que ellas con sus cónyuges o parejas, familiares y personas extrañas.


Para terminar

Las diferencias entre sexos en materia de verborragia parecen ser bastante pequeñas, y quizás, más que en la cantidad, las diferencias más marcadas están en el contenido de lo que se habla. Por ejemplo, las mujeres tienden a centrarse en los aspectos afectivos de la comunicación, mientras que los hombres se centran más en el lenguaje asertivo.
En términos generales, es verdad que ellas hablan más que ellos, pero la diferencia es pequeña y muy dependiente del contexto.


Referencias:
Tannen, D. (1990) Women and men in conversation (Morrow)
David Watson (2012) Gender differences in gossip and friendship (Sex Roles)



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada