La salud como atractivo físico


Es cierto que los cánones de belleza varían de una cultura a otra y que los gustos personales también difieren, pero hay ciertos elementos del atractivo que son universales.


grasa cara

En realidad, las características físicas que encontramos como atractivas en otra persona son las señales de capacidad reproductiva. Después de todo, una de las pautas básicas de la reproducción humana es la de pasar nuestros mejores genes a la próxima generación, y tiene sentido que queramos hacerlo con una persona saludable que nos ayude a lograr dicho objetivo.

En todas las culturas, tanto hombres como mujeres coinciden en ciertos rasgos físicos que encuentran deseables en una pareja. Por ejemplo, los hombres prefieren a las mujeres más jóvenes y que tengan las caderas más anchas que la cintura, porque ambas señales son sinónimo de una mejor capacidad reproductiva. Del mismo modo, las mujeres prefieren a los hombres mayores que ellas y que tengan los hombros más anchos que la cintura, ya que ambos factores indican una buena capacidad para proporcionar recursos para la crianza de los hijos.

Otra preferencia universal, por razones obvias, es la buena salud de la eventual pareja. Entonces, ¿cómo evaluamos los seres humanos instintivamente la salud de otras personas? Una reciente investigación de científicos canadienses publicada en la revista "Psychological Science" nos dice que lo hacemos mirando a la cara.

Los investigadores apuntan a que las personas tenemos un mecanismo innato para evaluar la salud de los demás a través de tres rasgos faciales. Dos de estas características están relacionadas con el color de la cara y la tercera con la grasa facial.


1.) Enrojecimiento de la piel

La sangre oxigenada es de color rojo brillante, y la coloración se nota en la cara cuando fluye a través de los capilares de la piel. La sangre desoxigenada, en cambio, tiene un matiz azulado y deja la piel con un aspecto pálido. Muchos trastornos, que van desde deficiencia de hierro a enfermedades respiratorias, tienen un impacto negativo en los niveles de oxígeno de la sangre. El modo de vida también tiene un impacto sobre el tono de la piel. Por ejemplo, el ejercicio aeróbico en forma regular conduce a una diferencia notable en el enrojecimiento de la piel.
El color rojo tiene un significado especial para los seres humanos, como así también para los primates. Los psicólogos evolutivos han especulado sobre las ventajas de ver enrojecimiento en la piel, algunos sugieren que los primates lo utilizan para reconocer la reciprocidad sexual en los genitales de las hembras. Sin embargo, debido a que los primates tienen caras relativamente sin pelos, ver un tono rojizo en la piel facial podría ayudar a evaluar también la salud de los demás miembros del grupo. Después de todo, es posible que desee permanecer lejos de alguien que está enfermo. Y si usted es un ambicioso macho beta, un aspecto pálido en el rostro de un macho alfa puede ser señal de oportunidad para usurpar el liderazgo.


2.) Coloración amarilla

La segunda característica facial de salud es la coloración amarillo brillante. Muchas frutas y verduras contienen carotenoides, que dan un color amarillo brillante, casi naranja, a la cáscara. Los carotenoides son antioxidantes que estimulan el funcionamiento del sistema inmune. Las enfermedades del sistema inmune tienden a agotar los carotenoides del cuerpo, dejando así la piel pálida.
Por ejemplo, los científicos han hallado que sólo tres porciones de frutas y verduras al día conducen a incrementos notables en este tono de color de piel en pocas semanas.
Los investigadores también señalan que las personas podemos detectar cambios en las tonalidades rojo y amarillo a pesar de los niveles de melanina de la piel. La melanina es el pigmento oscuro responsable de los distintos tonos de coloración de piel que utilizamos como marcador de raza u origen étnico.
Así como los tonos rojos y amarillos (separados y combinados) de la piel son signos de buena salud, también su exceso es lo contrario, es decir, señal de mala salud. Lo que los investigadores dicen es que, precisamente, es la justa medida de combinación de estos tonos lo que los humanos percibimos como indicio de si la persona goza de buena salud o no.


3.) Grasa en la cara

El último factor de salud son los depósitos de grasa que poseemos en la cara. Las investigaciones indican que los seres humanos, inconscientemente, evaluamos la cantidad de adiposidad en la cara como un atributo de salud.
Por ejemplo, el índice de masa corporal (IMC) es un método estándar para determinar si una persona tiene un peso normal. Se calcula con una relación entre altura y peso. Sin embargo, el IMC no siempre es una evaluación precisa de grasa corporal. En particular, en el caso de las personas con cantidades significativas de masa muscular, este índice les diría que tienen sobrepeso, a pesar de que los niveles de grasa corporal sean normales. En este sentido, los depósitos de grasa en la cara suelen reflejar mucho más cabalmente la adiposidad del resto del cuerpo y esto, a su vez, con la salud en general de la persona.


El enrojecimiento de la piel de la cara, el tono amarillo y la adiposidad del rostro han sido las tres características más importantes que los participantes de la investigación distinguieron en las caras de otras personas como sinónimo de salud (o la falta de ella). Esto es parte de nuestra intuición para valorar rápidamente el estado de salud de cada persona con la que nos encontramos.
El mensaje final es simple: si desea aumentar su atractivo, olvídese de los cosméticos, las camas solares, el botox o las liposucciones. En su lugar, lleve un estilo de vida saludable con una dieta equilibrada y haga mucho ejercicio. No sólo lucirá más atractivo para las demás personas, sino que también se sentirá mejor consigo mismo.


Referencia:
https://www.highbeam.com/doc/1G1-446108395.html



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada