Niños, niñas, juguetes y género


juguetes

Generalmente tendemos a pensar que los niños pequeños prefieren jugar con algún tipo de vehículo o balón y que las niñas prefieren hacerlo con muñecas. Ahora bien, ¿esto es así porque se les enseña desde una muy temprana edad a jugar de esa manera o sus hábitos de juegos sólo reflejan diferencias innatas de las predilecciones entre los sexos?

En un mundo donde existen grandes desequilibrios de género, esto es una cuestión controvertida. La evidencia de las diferencias en los intereses por juguetes con respecto al sexo del niño, podría apoyar la idea de que esta disparidad no sólo se debe a expectativas culturales, sino que también podría, en parte, deberse a inclinaciones innatas.


La investigación

Un estudio desarrollado por la Universidad de la Ciudad de Londres (City University London) indagó en este tema mediante pruebas de preferencias de juguetes en niños de ambos sexos de entre 9 y 32 meses, durante sesiones de jugos libres en una guardería.
Los resultados parecen apoyar la idea de que tanto niños como niñas muestran preferencias innatas antes de que tengan edad suficiente para estar al tanto de las diferencias de género. Todo esto, obviamente, en ausencia de sus padres o cuidadores, que de otro modo podrían influir en ellos para jugar con determinados juguetes.

Para ello se realizaron varios experimentos con 47 niñas y 54 niños de distintas guarderías de la ciudad de Londres. Cada prueba se realizó en un lugar tranquilo, alejado de los otros niños de la guardería.
Cada niño estaba rodeado por un semicírculo de seis juguetes, tres juguetes típicamente estereotipados como masculinos (un coche, una pelota y una excavadora) y tres juguetes típicamente femeninos (una muñeca, un peluche color rosa y un cochecito de bebé).

Los juguetes fueron colocados en un orden aleatorio dentro del alcance del niño. A continuación, durante tres minutos los investigadores tomaron nota de todo lo que el niño tocó o movió deliberadamente.

Previo al estudio los niños habían sido divididos en tres grupos: entre 9 y 17 meses, entre 18 y 23 meses y entre 24 y 32 meses.
Los resultados indicaron que en los tres grupos hubo un patrón claro: los varones mostraron más interés y jugaron más tiempo con juguetes para niños, y las niñas mostraron una tendencia similar con los juguetes para niñas. En términos estadísticos el efecto de estas diferencias era grande.

Otro hallazgo interesante fue que estas preferencias mostraron una trayectoria de desarrollo diferente para ambos sexos. En el caso de los varones, a medida que crecían, mostraban una predilección más fuerte hacia los juguetes masculinos. Mientras que las niñas más pequeñas tuvieron una fuerte preferencia hacia los juguetes femeninos, que iba disminuyendo levemente con el crecimiento.

Naturalmente, es posible que los niños pudieran haber sido ya influenciados para jugar con determinados juguetes por sus padres o cuidadores. Sin embargo, los investigadores llegaron a la conclusión de que las diferencias de sexo en la elección de un juguete antes de la edad en la que normalmente se demuestra una identidad de género, es coherente con criterios biológicos innatos. Además, estos resultados concuerdan con una investigación anterior, la que mostró que niños de sólo tres meses de edad miraban casi el doble de tiempo un juguete cuando este correspondía a su mismo género.


Referencia:
http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1002/icd.1986/abstract



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada