Una introducción a la relación entre la conciencia y la atención visual


conciencia y atención visual


Los recientes avances en neurociencia, por ejemplo, las técnicas de resonancia magnética, han hecho posible poner a prueba los mecanismos cerebrales que están directamente relacionados con la percepción consciente. Y los trabajos sobre la atención visual tienen especial importancia en la experiencia consciente.

En realidad, la conciencia tiene cierta superposición con la atención visual, veamos cuatro argumentos que ayudan a explicar esta relación:


a) Muchas formas de atención se producen de forma automática, es decir, sin ser conscientes.

b) La mayoría de los puntos de vista filosóficos sobre la naturaleza de la conciencia conllevan algunos niveles de disociación entre la conciencia y la atención.

c) Existe una forma distintiva de atención consciente que no puede reducirse a la atención o a la conciencia.

d) Las consideraciones acerca de la evolución humana sugieren que la conciencia y la atención deben estar disociadas.


Estos argumentos ayudan a proporcionar una explicación sistemática de la relación entre la conciencia y la atención, que puede conducir a una mejor comprensión de los efectos de la percepción consciente.

En primer lugar, si observamos estudios referentes a la atención, que incluyen trabajos sobre la atención basada en el rendimiento, la atención espacial, la atención en objetos, la atención sin esfuerzo, los mecanismos de apoyo a las diferentes formas de atención (por ejemplo, las estructuras neuronales), y a su vez, la evolución de dichos mecanismos, veremos que la conciencia y la atención deben estar disociados en algún nivel, ya que funcionalmente, son diferentes procesos que operan de manera independiente, y que han evolucionado en momentos distintos.

Estas conclusiones nos llevarán a examinar la posibilidad teórica de tener formas sistemáticas de solapamiento entre la conciencia y la atención, lo que se ha denominado "atención consciente". Puede haber varias formas de atención consciente, incluidas las relacionadas con los sueños, la autoconciencia, los pensamientos reflexivos, los recuerdos autobiográficos y la atención sin esfuerzo. Lo que podemos concluir es que la atención consciente es una forma importante de la atención, y que en última instancia, nos ayudará a comprender mejor el propósito de la conciencia.

Es altamente probable que una mejor comprensión de la conciencia en general se pueda lograr mediante la descripción de la evolución de la atención consciente, así como también de los roles funcionales que la misma ejerce. Tales funciones incluyen la facilitación de interacciones empáticas, la formación de capacidades del lenguaje, la integración sensorial y la limitación de los contenidos de la conciencia. Es a partir de esto que podemos entender mejor el propósito de la conciencia y por qué ha evolucionado. Incluso poder desarrollar una mejor comprensión de este tipo de experiencias no sólo en seres humanos, sino también en otros animales.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada