Madres y padres: el sexo durante y después del embarazo


Desde la prueba de embarazo positivo hasta el destete del bebé, por lo general, lleva alrededor de dos años y a veces más tiempo. Este período supone grandes cambios en la relación entre los padres, algunos buenos y otros que implican un desafío.


bebé padres

Muchas veces, las parejas no entienden los sutiles matices de la transición sexual que significa tener y criar hijos, es decir, convertirse en una familia. Veamos algunas cuestiones importantes referentes al sexo sobre este período.


Lo que la sabiduría convencional dice

La sabiduría convencional dice que la libido de las mujeres baja notablemente durante el primer trimestre de embarazo, con un rebote en el segundo, para caer nuevamente en el tercero. Este patrón de caída, subida y caída tiene cierto sentido. La libido cae inicialmente debido al enorme cambio físico y emocional de la mujer. Además, las molestias físicas en esta etapa, en particular las náuseas, crean un ambiente de indiferencia hacia el sexo.
Durante el segundo trimestre, por lo general, la libido rebota y sube (no siempre). Además, las mujeres comienzan a irradiar la luz del embarazo. La libido vuelve a caer durante el tercer trimestre debido a la fatiga y la incomodidad corporal.

Pero lo cierto es que la sabiduría convencional oculta una verdad mayor: los sentimientos de las mujeres embarazadas hacia el sexo varían constantemente.
Una encuesta realizada a casi 800 mujeres sobre su sexualidad durante y después del embarazo por Anne Semans, una investigadora de la Universidad de Satanford, informa de una enorme gama de experiencias diversas. Desde un despertar erótico maravilloso hasta otras que reconocieron que su libido se apagó durante los 9 meses.

¿Qué ocurre con los hombres? Ellos también experimentan cambios dramáticos en la libido durante el embarazo de sus parejas. La mayoría espera sentirse excitado debido a los cuerpos cambiantes de sus esposas. En realidad, muchos se sienten sorprendentemente apagados. Diversos estudios realizados a parejas de mujeres embarazadas han visto como muchos hombres pierden completamente el interés en el sexo, especialmente durante el tercer trimestre.


¿Orgasmos más placenteros?

Puede ocurrir que durante el embarazo las mujeres tengan orgasmos más fácilmente, esto es debido al aumento del flujo sanguíneo genital. Muchas han reportado que durante el embarazo han tenido los orgasmos más intensos de sus vidas, incluso mujeres que nunca habían tenido uno, durante el embarazo si lo tuvieron. En la investigación de Semans muchas mujeres dijeron que sus genitales se volvieron demasiado sensibles.


¿Es seguro para el bebé?

Una de las razones por la cual muchas parejas suspenden sus relaciones durante el embarazo, es por el temor a dañar el feto. Esto no es así. Incluso de una forma muy intensa, el sexo no daña al bebé. Por el contrario, puede ayudar a la pareja, especialmente a la mujer, ya que actúa como reductor del estrés.
Otra creencia extendida es que se deben evitar las relaciones durante el embarazo por el temor a que las contracciones musculares del orgasmo podrían desencadenar un parto prematuro. Pero esto no es probable. Es más, los orgasmos en el tercer trimestre se asociaron con un 65% menos de riesgo de prematuridad, según una investigación del Instituto de Salud Ambiental de Estados Unidos.


Los disparadores de un parto prematuro son: fumar, saltarse comidas frecuentemente, trastornos del sueño, comer alimentos picantes, consumo de drogas, trabajo físico extenuante y el consumo excesivo de alcohol. Sin embargo, a partir del término, tener relaciones si puede desencadenar el parto.

Después del parto

Muchos libros dicen que las parejas pueden reanudar las relaciones entre dos y tres semanas después de un parto normal y varias semanas más tarde después de una cesárea. Sin embargo, hasta que el bebé no duerme toda la noche, la mayoría de los padres se sienten tan agotados que el sexo no es una prioridad. Y la mayoría de los bebés no empiezan a dormir toda la noche hasta, al menos, 12 semanas después del nacimiento, así que no espere mucho de la libido hasta entonces.
De hecho, puede tomar meses para que las mujeres recuperen su libido. Una de las razones es el dolor alrededor de la vagina, que puede durar varios meses.
Otra razón es que, después del parto, los niveles de algunas hormonas aumentan, por ejemplo, el estrógeno, la prolactina y la oxitocina. Las dos últimas tienen efectos de amortiguación de la libido. Otro punto es que la mujer, con sus senos congestionados de leche, puede sentirse incómoda. En realidad, algunas mujeres recuperan el interés por el sexo cuando destetan.

Además, de la investigación de Semans se desprende otro asunto, y es que a algunos hombres se les baja la libido al ver que los senos de sus parejas gotean leche, en cambio, a otros les excita. La pareja debería discutir esto, ya que en este punto cualquier sentimiento puede ser posible.


La maternidad como sinónimo de menor atractivo

La tercera razón por la cual la libido de la mujer cae después del parto, es la creencia de que el hecho de ser madre la hace menos atractiva. Existen ciertos contextos culturales en que las mujeres son inculcadas a que deben mostrarse atractivas hasta que procrean, y que después deben dedicarse a criar a su hijo. Los especialistas dicen que después de la maternidad, muchas mujeres se desexualizan por un tiempo, y que tener relaciones ya no es una prioridad. Lo que se recomienda en estos casos, aunque no se tenga sexo genital durante un tiempo, es tratar de mantener una conexión sensual con la pareja, besos, abrazos, masajes. Aunque no haya relaciones, los nuevos padres deben encontrar un afecto no sexual tranquilizador, a medida que se ajustan a la paternidad.

Un estudio de la Universidad de Wisconsin, siguió la sexualidad de 570 mujeres embarazadas y sus parejas. En el quinto mes de embarazo, el 85% continuaba teniendo relaciones. Pero a medida que se acercaba la fecha, la proporción se reducía drásticamente. Un mes después del parto, sólo el 16% de las parejas tenía relaciones. Al cuarto mes posterior, ya el 88% las tenía. Y a los 12 meses, la cifra fue del 91%.
Si usted no tiene relaciones durante mucho tiempo después del nacimiento de su hijo, considere la terapia como ayuda.

En cambio, otra creencia cultural es que, en muchos casos, la paternidad convierte a la pareja en mejores amantes. Según la investigación de Semans, esto ocurre con frecuencia. Es que la paternidad requiere de mucha generosidad, solidaridad, paciencia e imaginación. Y la asociación de todas estas cualidades generalmente se traduce en una mejor relación en la intimidad de la pareja.


Referencia:
"Sexual activity during pregnancy" David Savitz, Obstetrics and Gynecology (2012)



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada