¿Cuándo comienzan los niños a detectar las contradicciones?


Una madre está comiendo un trozo de chocolate y su hija de unos cuatro años le pide, a lo que ella le responde "tú no puedes comer chocolate porque no es bueno para ti". ¿Entienden realmente los niños esta lógica contradictoria? Es decir, tú no puedes comer chocolate pero yo si.
Según Jean Piaget, pionero de la psicología infantil, los niños comienzan a asimilar las contradicciones a partir de los 7 años. Ya que en varios experimentos que realizó, los niños menores de esa edad todavía eran capaces de describir las cosas de forma inverosímil. Por ejemplo, "una vela se derrite porque es redonda".


contradicciones niña

Si bien las investigaciones recientes apoyan, en gran medida, los estudios de Piaget. Un nuevo experimento realizado por la Universidad de Colorado, ha demostrado que el reconocimiento de la inconsistencia lógica de los niños comienza antes, entre los cuatro y cinco años de edad, siempre y cuando estas contradicciones sean expuestas en un contexto coloquial.


La investigación

Un primer experimento con 74 niños de tres a cinco años, se les hizo ver una serie de clips de vídeo en la cual una persona decía frases contradictorias, por ejemplo, "hoy he comprado el balón más grande que he visto que era el más pequeño con el que he jugado jamás". Mientras que en otros clips otra persona decía frases lógicas "hoy me regalaron la pelota más grande y colorida que he visto jamás". Posteriormente se solicitó a los niños que dijeran cuál de las personas hablaba de forma ilógica.

Prácticamente todos los niños de cinco años identificaron correctamente a la persona que estaba hablando en forma contradictoria. También muchos de cuatro años lo hicieron, pero ninguno de los niños de tres años lo hizo. Esto también incluía la forma en que los niños percibían la fiabilidad de las personas de los vídeos.

Pero a partir de aquí surge algo interesante, en un experimento posterior, con los niños de cuatro y cinco años que se habían percatado de las contradicciones en el primer estudio, éstos fueron incapaces de detectar inconsistencias lógicas cuando la persona leía un libro. Es decir, en lugar de sólo hablar, la persona del vídeo aparecía leyendo un libro. Por ejemplo, dicho individuo leyó que "había visto una pelota que era la más grande y a su vez más pequeña que jamás haya visto".

Debido a que estos niños podían detectar expresiones lógicamente inconsistentes en una conversación, pero no cuando se les atribuyen a un libro, esto sugiere que hay algo más interesante o motivador al escuchar una conversación, lo que les lleva a mejorar su rendimiento. Dicho de otra manera, el contexto coloquial puede servir para dar lugar a una postura cognitivamente vigilante, y como resultado, los niños pueden evaluar los argumentos con más cuidado.
Un motivo alternativo es que, simplemente, los niños tengan una confianza extra en los libros (esto lleva a emparejar los resultados con los de Piaget).

Otro dato interesante que se desprende de esta investigación, es que los niños que completaron satisfactoriamente unas pruebas previas de memoria (por ejemplo, tenían que recordar cadenas de números) fueron quienes obtuvieron las calificaciones más altas en la detección de inconsistencias lógicas.

Para terminar, cabe aclarar que los datos del estudio están basados en promedios de rendimiento, es decir, no todos los niños de cinco años fueron capaces de detectar las contradicciones, incluso, en algunos casos, había un amplio margen para mejorar el rendimiento.
Por tanto, si tienes un hijo menor de cinco años y debes explicarle algo que puede resultar contradictorio para el niño, como que el chocolate es bueno para usted pero no para él, una buena estrategia sería tomar un libro y decirle que lo estás leyendo allí.


Referencia:
http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/cdev.12563/abstract



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada